viernes, 2 de agosto de 2013

Desarrollan un programa para la extensión del piñón botija para la producción de biodiesel.


 
Expertos de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes de Las Tunas, junto a campesinos y entidades de la Agricultura en la provincia de Las Tunas, desarrollan un programa para la extensión del piñón botija, cultivo empleado en la producción de biodiesel.
 
Luego del estudio de factibilidad y reproducción en viveros, el arbusto oleaginoso se introduce en unas 200 hectáreas del territorio, cuyos suelos y condiciones climáticas son propicios para su propagación.
 
Para hacer sostenible esta iniciativa, el piñón botija se intercalará con otros cultivos de ciclo corto, o se utilizará como planta forrajera para la alimentación del ganado menor, además de explotar sus bondades en la medicina natural y tradicional.
 
Al sexto año de explotación de la planta, se puede generar semillas para alrededor de tres toneladas de aceite por hectárea, con los requisitos químicos y físicos que exige la producción de biodiesel.