miércoles, 28 de agosto de 2013

Mujeres ¿gordas o flacas? la gran disyuntiva (+ Fotos)


 
Las mujeres nos sentimos presionadas todo el tiempo, por la sociedad -a veces también por nosotras mismas- a estar más gordas o más delgadas, según las pautas del lugar donde vivimos o las últimas tendencias de la moda.
En Cuba es común que la gente asuma el peso corporal de las féminas como una muestra de su estado: si estás flaca eres infeliz, estás enferma o irremediablemente sufres mal de amores. Si estás gordita, te va muy bien en la vida y tienes una salud de hierro.
Por ejemplo, mi abuela afirma que “la gordura es la hermosura y la flaquencia, la indecencia”. Mientras, otros, los menos en esta isla caribeña, defienden los cuerpos de las modelos de pasarela como patrones de belleza.
Si bien en Cuba, como en otros países de Latinoamérica, las mujeres debemos ser “criollitas”, o sea, muchas curvas pero sin una gota de barriga. ¿Cómo se supone que se logra una anatomía tan especial?! Lo peor es que, para alcanzar estos estándares imposibles, son muchas las seguidoras de dietas y métodos nocivos.
Sentirse bella, por dentro y por fuera, es el remedio contra todos estos cánones y prejuicios. Una cosa es preocuparnos por nuestro bienestar físico, ir al gimnasio, caminar y comer sano, y otra muy distinta es la obsesión por gustarle a los demás. Lo importante es aceptarnos, gordas y flacas, con curvas o estilizadas, si en definitiva, el mundo es un lugar heterogéneo.